Akita Inu, tesoro nacional de Japón

Registro Oficial Canino

Akita Inu, tesoro nacional de Japón

4 febrero 2022 Noticias 0
akita inu en el cesped

Son perros orgullosos, pero muy buenos compañeros. La devoción que les une a los humanos está perfectamente retratada en la película “Siempre a tu lado, Hachiko”.

El Akita Inu o también llamado Akita Japonés es una raza que procede de Japón, y en su país natal se considera un tesoro nacional. Ha sido objeto de veneración como símbolo de buena salud, prosperidad y buena fortuna.

Se conoce la raza por ese nombre, ya que proviene de la prefectura de Akita, situada en el norte de Japón.

El Akita Inu no es la misma raza que el Akita Americano

Historia del Akita Inu

Existe constancia de la aparición del Akita Inu como raza pura desde hace más de 3000 años, aunque debido al aislamiento de su pueblo natal, su historia es un gran interrogante. El Akita Inu ha recibido varios nombres a lo largo de la historia; según la función que desempeñara sería Matagi-inu (perro de caza), Kurae-inu (perro de guerra) y Odate-inu (perro de providencia).

Inicialmente, el Akita fue un perro de caza mayor. Durante generaciones, los guerreros de Japón lo empleaban como perro de defensa, de ataque y, a su vez, para cazar osos.

Desciende de perros de tamaño medios que ya se usaban para cazar. A partir de 1603, estos perros se usaron para peleas de perros (práctica aberrante), con el fin de aumentar su fuerza y resistencia, se cruzaron con tosas y mastines. Los resultados de esos cruces fueron perros más grandes, pero sin las características de los perros de tipo spitz.

En 1908 se prohibieron las peleas de perros en Japón, pero la raza jamás recuperó el tamaño original y fue entonces cuando la raza fue preservada, pudo prosperar y desarrollarse como una gran raza japonesa. Posteriormente, en 1927, el comandante de Odate creó una «Sociedad de Preservación del Akita Inu».

El Akita Inu fue declarado monumento nacional en Japón, donde se le considera el perro más prestigioso y que mejor identifica al país en el resto del mundo. Además, se cree que son portadores de buena suerte.

Durante la Segunda Guerra Mundial la policía ordenó que capturaran a todos los perros excepto el pastor alemán. La piel del Akita fue utilizada para confeccionar ropa militar, y su carne como alimento. Para proteger la raza, algunos Akitas fueron enviados a regiones pequeñas, donde los agricultores fingían tenerlos como perros de guardia, y otros, fueron cruzados con pastores alemanes.

Al final de la Segunda Guerra Mundial, el número de akitas se había visto reducido drásticamente y, como si fuera poco, existían tres tipos diferentes: akita matagi (similar al original), akita de pelea (con sangre de perro tosa) y akita ovejero (cruce de akita con ovejero alemán).

En la época de la recuperación después de la Guerra, se vendieron varias hembras a los norteamericanos, así nació el Akita Americano. La raza presentaba rasgos exteriores procedentes del pastor alemán y del mastiff; por esto algunos aficionados a la raza no la consideraban como una raza japonesa primitiva, y se dedicaron a eliminar estos rasgos extranjeros.

Las líneas que tenían características de mastín y ovejero alemán, fascinaron a los criadores norteamericanos y fueron usadas para repoblar la raza en Estados Unidos. Estas líneas, y en particular la línea Dewa, dieron origen a la raza que actualmente se conoce como Akita Americano.

En Japón no aceptaron los Akitas que estaban cruzados y comenzaron a trabajar para restaurar la raza como era originalmente, para eso cruzaron los Matagi Akita, con lo que consiguieron restaurar la gran raza pura que hoy conocemos. El resultado es el Akita Inu actual que, aunque es más grande que los Akita Matagi originales, conserva el tipo spitz y no tiene las características de mastín y pastor alemán.

El Akita Inu es el más alto de los perros japoneses y ha sido símbolo de riqueza y prestigio (poseer un Akita era un honor solo permitido a la nobleza) y símbolo o talismán de buena suerte (tanto que una estatuilla del Akita se da cuando nace un bebé o cuando alguien se enferma).

cachorro de akita inu

Características del Akita Inu

Los ejemplares de esta variedad son grandes y tienen una gran potencia física. Su cuerpo es más largo que alto, con un lomo recto y un pecho profundo. Sus patas son fuertes y musculosas, con pies redondos y que les permiten moverse con soltura.

Mide entre 61 y 67 centímetros, variables según el ejemplar y el sexo y pueden llegar a pesar hasta 45 kilogramos.  Su pelaje puede tener cuatro colores: rojo, sésamo, atigrado o blanco puro.

Todos los Akita Inu deben tener Urajiro, en el blanco no se ve pero esta prensente

El tamaño de su cráneo es proporcional al de su cuerpo. La frente y el cuello es grueso y musculoso. Las orejas son relativamente pequeñas, triangulares y paradas, de preferencia si están inclinadas hacia adelante. La trufa (nariz) es generalmente de color negro y los belfos son de color negro, aunque la lengua generalmente es rosada.

Posee una cola gruesa, con pelo más largo que el resto del cuerpo. La llevan enroscada sobre el lomo y su pelaje doble es áspero y corto en la superficie, mientras que el subpelo es suave y denso.

Es un perro que puede acomodarse muy bien a la vida en sociedad, especialmente si ha sido correctamente instruido desde cachorro. Bien entrenado y bajo la tutela de una persona que sepa cómo guiarle, el Akita Inu destaca por su docilidad y su entrega a la familia. Los Akita son reservados pero tolerantes, especialmente con los más pequeños de casa.

Con relación a sus dueños será cariñoso, leal y protector. Tendrá un carácter amistoso con las personas en general a no ser que demuestren malas intenciones. Es una raza que no ladra a no ser que tenga una buena razón, cuando un Akita ladra hay que prestarle atención. Aunque es muy desconfiado con los desconocidos, se trata de un perro que no atacará sin motivo, solo ante la provocación y las muestras de agresividad.

En el trato con otros perros es complicado, el Akita Inu se muestra dominante y aunque no busque enfrentamientos creará enemigos de por vida si se le desafía.

El Akita Inu se trata de un perro de extremada fuerza y de carácter muy marcado que intentará desafiarte cuando empieza a madurar, eso se da alrededor de los 8 meses, no hay que dejarse doblegar. Pasado ese momento y habiéndote impuesto el Akita será uno de los mejores perros protectores que tendrás.

Hachiko: el Akita que en la década de los 30, como muestra de lealtad, esperó casi 10 años el regreso de su amo que había fallecido. En Japón, en el año 1987, se hizo una película llamada «Hachikō Monogatari», basada en la historia real. También hay una adaptación al inglés, con el título «Siempre a tu lado, Hachiko», protagonizada por el célebre actor Richard Gere.

akita inu

Salud del Akita Inu

Al ser perros grandes presentan problemas de salud típicamente relacionados con su tamaño, como la displasia de cadera y de codo. El sobrepeso también puede ocasionarles problemas en las rodillas.

Suelen ser proclives a enfermedades autoinmunes como el hipotiroidismo, que  puede desencadenar problemas de comportamiento. También la adenistis sebácea, una enfermedad de tipo inflamatorio que ataca la piel del can.

Para prevenir la aparición, así como para detectarlas a tiempo, resulta fundamental acudir al veterinario/a de forma periódica, seguir las revisiones establecidas por el especialista y mantener al día sus vacunas y desparasitación.

cachorro de akita durmiendo

Por último…

Antes de salir corriendo a buscar un Akita Inu, ten en cuenta que un perro es para TODA LA VIDA.  El abandono NO es una opción, la decisión debe darse en ámbito familiar y  todos deben ser responsables de su Bienestar.

El Kennel Club Argentino es la única organización que registra Oficialmente los perros de raza y los criadores en la Argentina. Cuando lleves un perro a tu casa verifica que tenga la documentación Oficial del Kennel Club Argentino, sino es así te aconsejamos para tu tranquilidad desistir de llevar ese perro.

Ayúdanos a combatir la crianza clandestina, siempre adquieran perros en criaderos Oficialmente registrados

Si todavía no tenés tu Akita Inu registrado y protegido por la ley, puedes hacerlo en el Kennel Club Argentino, contáctanos pinchando aquí.

¿Qué Verificar al llevar un cachorro a casa?

Consejos a la hora de llevar un Akita Inu a tu hogar es importante que tengas en cuenta ciertas cosas como:

    • Buscar un buen criador: Así tendrás la certeza de que el cachorro es sano y excelente ejemplar, bajo el estándar Oficial de su raza. Un buen criador, te dará garantía que procede de padres sanos, sus papeles en regla y el pedigrí del Único Registro Oficial que trabaja con Criadores Éticos. Te proporcionará toda la información que le solicites sobre la procedencia del cachorro.
    • Si no tienes dinero para comprar un cachorro, puedes adoptar un hermoso perro que está deseoso de recibir amor, pero hazlo en un refugio responsable y legalmente constituido.

El cachorro de debe contar con:

“SI POSEES UN Akita Inu O PIENSAS ADOPTAR O COMPRAR UNO, DE SEGURO ESTE DIVERTIDO PERRO ALEGRARÁ TU HOGAR. PERO TIENES QUE CUIDARLO MUY BIEN, Y DEDICARLE MUCHO TIEMPO. ASÍ, VIVIRÁ MUCHO MÁS TIEMPO DE FORMA EXCELENTE Y FELÍZ A TU LADO”

akita inu blanco