Pastor Polaco de Tierras Bajas, un eterno sobreviviente

Registro Oficial Canino

Pastor Polaco de Tierras Bajas, un eterno sobreviviente

26 octubre 2022 Noticias 0
Pastor Polaco de Tierras Bajas

El Pastor Polaco de Valée o Pastor Polaco de Tierras Bajas también conocido como Pastor Polaco de las llanuras es un perro de tamaño mediano y pelo largo que, como su nombre indica, es originario de Polonia. El Pastor Polaco de tierras bajas es la traducción literal de su nombre polaco, Polski Owczarek Nizinny. En los Estados Unidos y Polonia, la raza se conoce simplemente como PON, acrónimo del nombre de la raza en polaco.

Originalmente criado para el pastoreo y la vigilancia, el Pastor Polaco de las tierras bajas sigue siendo una excelente raza de perros de trabajo.

Historia del Pastor Polaco de Tierras Bajas

El PON se ha mostrado como un sobreviviente. Al igual que el pueblo de Polonia, ha soportado dos guerras mundiales, décadas de ocupaciones y dificultades económicas. La raza ha demostrado ser tan fuerte e indeleble como las personas que la desarrollaron y criaron.

De acuerdo con registros históricos acerca de esta raza, su procedencia data de la Edad Media, donde destacó desde un principio como un can con destacables habilidades para el pastoreo.

El Pastor Polaco, como muchas otras razas con mucho pelaje que se ven hoy en día, desciende de perros desarrollados en Asia Central, como el mastín tibetano, el spaniel tibetano, el Lhasa apso y el terrier tibetano. Dado que los tibetanos eran comerciantes, sus perros, junto con las sedas y las especias, cruzaron Asia y Europa del Este. Cuando los hunos se trasladaron por Europa en el siglo IV, trajeron consigo perros pastores (quizás similares al Puli) que luego se cruzaron con animales locales para producir perros de trabajo con funciones específicas.

En los últimos días del Imperio Romano, los hunos se encontraban entre las legiones de invasores asiáticos que se extendieron por Europa central. Se cree que los PON son el resultado de la cría de perros hunos con animales nativos en la región que ahora se conoce como Polonia. Los Pastor Polaco de las tierras bajas fueron criados para ser perros de rebaño sensatos durante el día y perros guardianes intrépidos durante la noche.

El PON encontró un hogar en Polonia como perro pastor ya que los perros más grandes, como el Perro Tatra Polaco, asustaban a las ovejas y eran demasiado agresivos con los corderos. En cambio, el PON poseía las características básicas del perro pastor en un tamaño más pequeño. Estos perros ayudaron mucho a las personas con el trabajo de pastoreo, mientras dejaban espacio para que los perros más grandes protegieran al ganado de los animales salvajes.

En 1514, un barco polaco zarpó de Gdansk a Escocia con un cargamento de grano para cambiarlo por ovejas escocesas. El barco también llevaba seis Pastor Polaco de las tierras bajas para ayudar a mover las ovejas. Impresionado con la capacidad de trabajo de los perros, un pastor escocés pidió hacer un intercambio y se llegó a un acuerdo el cual obtuvo tres perros. Se cree que estos tres perros se convirtieron en una pieza del rompecabezas genético que formó el Bearded Collie (Collie Barbudo).

Después de la Primera Guerra Mundial, cuando Polonia obtuvo la independencia después de un largo período de ocupación, la condesa Maria J. Czentwertynska Grocholska comenzó a criar selectivamente PON por tipo y apariencia. A partir de su población, se inició la cría y expansión de la raza por el territorio. Pero en 1939, justo cuando el registro estaba en funcionamiento, Alemania invadió Polonia. Comenzó la Segunda Guerra Mundial y se detuvieron todas las actividades relacionadas con perros en Polonia.

Sin embargo, durante la guerra, un PON logró llamar la atención. Cuenta la leyenda que una heroica perra llamada Psyche salvó la vida de cientos de polacos. Psyche pudo sentir cuándo las bombas estaban a punto de caer sobre los edificios de apartamentos de Varsovia. Comenzaba a ladrar minutos antes de los ataques aéreos, dando a la gente la oportunidad de correr a los refugios subterráneos mientras demolían sus casas.

Después de la guerra, creció el interés por el PON y en 1948 se formó el Polish Kennel Club. El club asistió al rescate y restablecimiento de la raza, buscando perros pastores polacos entre los granjeros de la región norte del país. El club también asumió la responsabilidad de seleccionar perros de alta calidad para la preinscripción.

Una figura importante en el establecimiento de la raza es la veterinaria Danuta Hryniewicz, propietaria de Smok (dragón en polaco). Ella comenzó a trabajar para salvar la raza con la ayuda de su propio PON. Todos los Pastor Polaco de las tierras bajas que existen hoy en día se remontan a Smok y su descendencia.

El estándar oficial, siendo Smok el modelo para redactarlo, fue aceptado por el Polish Kennel Club en 1959.

Se necesitaron unos 15 años después de la Segunda Guerra Mundial para establecer varios perros de alta calidad para la cría. La primera exposición canina internacional en la que se mostraron PON fue en 1965, en la Exposición Canina Mundial en Checoslovaquia.

Hoy en día es la más popular de todas las razas nativas en su país de origen y se considera popularmente como el perro nacional de Polonia. Aunque se trata de una raza poco conocida fuera de Europa, posee un gran número de seguidores pues sus características físicas, habilidades y temperamentos lo han hecho merecedor de admiración y popularidad.

Pastor Polaco de Tierras Bajas parado

Características del Pastor Polaco de las tierras bajas

El Pastor Polaco de las tierras bajas es un perro de tamaño mediano una altura a la cruz de entre 45 y 50 centímetros. Las hembras alcanzan una altura a la cruz de entre 42 y 47 centímetros. El peso está alrededor de los 15 kilogramos.

Poseen un cuerpo de constitución cuadrada; son musculosos y fornidos. Su abundante pelaje, los hace parecer robustos.

El cuerpo rectangular está cubierto de pies a cabeza con un pelaje de doble capa, larga, gruesa y peluda en la parte superior, suave y tupida en la parte inferior. Su pelo se presenta en varios colores y no tiene demasiada importancia el color del mismo.

Sus rasgos faciales son pronunciados. La nariz es de color oscuro, mediana, al igual que sus ojos, los cuales tienen forma ovalada y son de color canela. El abundante pelaje de la cabeza cubre los ojos, que transmiten la mirada aguda y penetrante. Las orejas son de inserción alta, colgantes, medianas y en forma de corazón.

Una personalidad leal con fuertes instintos de pastoreo; desconfianza de los extraños; un sentido de territorial muy desarrollado; y una fuerte independencia son las características principales del Pastor polaco.

Es un perro que disfruta del ejercicio y el trabajo duro, es inteligente, confiado y un poco terco.  Poseen un temperamento estable y paciente. Es conocido por su capacidad para recordar lo que aprende, tanto los buenos como los malos hábitos.

A pesar de sus tendencias distantes y trabajadoras, el PON es un perro con una personalidad naturalmente alegre.

Pastor Polaco de Tierras Bajas

Cuidados y necesidades del PON

El Pastor Polaco de las tierras bajas prefiere un clima más fresco, pero puede adaptarse a temperaturas más cálidas. Aunque el PON es ideal para la vida rural, le va bien en departamento amplio y casas con patios traseros chicos, mientras se le dé un trabajo para hacer y tenga la oportunidad de realizar ejercicio afuera de su casa con frecuencia.

Al ser perros muy inteligentes pueden ser entrenados con facilidad. Una característica destacada del Pastor Polaco de las tierras bajas es su asombrosa memoria, lo que lo convierte en un estudiante que aprende rápido. Sin embargo, tiene una voluntad fuerte y tratará de dominar a su dueño si tiene la oportunidad.

Al igual que otras razas de pastoreo, el Pastor Polaco también es un pensador independiente. Es un perro inteligente y seguro de sí mismo que prospera dentro de una familia y, por lo general, desconfía de los extraños.

La socialización temprana es muy importante para evitar cualquier rasgo de timidez desde cachorros. Igualmente tienden a ser sociables con otros perros y con otras mascotas.

Entre los problemas de comportamiento frecuentes en esta raza se encuentran los ladridos excesivos y la conducta de morder los talones para «arrear» a la gente.

Debido a su origen como perro de trabajo, al Pastor Polaco de las tierras bajas le gusta estar ocupado y estimulado tanto física como mentalmente. Necesita actividades diarias que lo desafíen: caminatas, actividades de pastoreo, agilidad y seguimiento. Si no se le proporcionan salidas adecuadas para su energía, es probable que se exprese a través comportamientos más molestos, como ladrar, cavar y masticar.

Otro aspecto fundamental en su cuidado es brindarles bastante atención ya que son muy afectuosos, por lo que compartir tiempo de calidad con su familia es indispensable para su bienestar. De sentirse abandonados, pueden padecer ansiedad o, en su defecto, volverse destructivos.

En cuanto a su pelo, cuidarlo es bastante sencillo, pero demanda mucho tiempo; debido a que la densidad en las capas de su pelaje hace que pierdan mucho y se acumule suciedad con bastante facilidad.  El cepillado y peinado debe ser diario para mantener las capas de pelo desenredadas y limpias.

dos Pastor Polaco de Tierras Bajas

Salud del Pastor Polaco de las tierras bajas

El Pastor Polaco tiene una esperanza de vida mayor a los doce años. Aunque se trata de una raza saludable, con un estado de salud fuerte y estable, los cuidados son importantes para evitar que se vean afectados por cualquier enfermedad que sean propensos a adquirir desde su nacimiento. Algunas de estas condiciones son la displasia de cadera y la atrofia progresiva de retina.

Otro punto al que se le debe prestar atención es a la higiene de ojos, orejas y de la piel; debido a su doble capa de pelaje, es posible que si no se limpia bien pueda padecer alguna irritación o infección.

Por último…

Antes de salir corriendo a buscar un Pastor Polaco de las tierras bajas ten en cuenta que un perro es para TODA LA VIDA.  El abandono NO es una opción, la decisión debe darse en ámbito familiar y  todos deben ser responsables de su Bienestar.

El Kennel Club Argentino es la única organización que registra Oficialmente los perros de raza y los criadores en la Argentina. Cuando lleves un perro a tu casa verifica que tenga la documentación Oficial del Kennel Club Argentino, sino es así te aconsejamos para tu tranquilidad desistir de llevar ese perro.

Ayúdanos a combatir la crianza clandestina, siempre adquieran perros en criaderos Oficialmente registrados

Si todavía no tenés tu Pastor Polaco de las tierras bajas registrado y protegido por la ley, puedes hacerlo en el Kennel Club Argentino, contáctanos pinchando aquí.

¿Qué Verificar al llevar un cachorro a casa?

Consejos a la hora de llevar un Pastor Polaco de las tierras bajas a tu hogar es importante que tengas en cuenta ciertas cosas como:

      • Buscar un buen criador: Así tendrás la certeza de que el cachorro es sano y excelente ejemplar, bajo el estándar Oficial de su raza. Un buen criador, te dará garantía que procede de padres sanos, sus papeles en regla y el pedigrí del Único Registro Oficial que trabaja con Criadores Éticos. Te proporcionará toda la información que le solicites sobre la procedencia del cachorro.
      • Si no tienes dinero para comprar un cachorro, puedes adoptar un hermoso perro que está deseoso de recibir amor, pero hazlo en un refugio responsable y legalmente constituido.

 El cachorro de debe contar con:

“SI POSEES UN Pastor Polaco de las tierras bajas O PIENSAS ADOPTAR O COMPRAR UNO, DE SEGURO ESTE DIVERTIDO PERRO ALEGRARÁ TU HOGAR. PERO TIENES QUE CUIDARLO MUY BIEN, Y DEDICARLE MUCHO TIEMPO. ASÍ, VIVIRÁ MUCHO MÁS TIEMPO DE FORMA EXCELENTE Y FELÍZ A TU LADO”

tres Pastor Polaco de Tierras Bajas