Bichón Habanero, la raza nacional de Cuba

Registro Oficial Canino

Bichón Habanero, la raza nacional de Cuba

19 enero 2023 Noticias 0
Bichón habanero

El Bichón Habanero, también denominado Havana Silk Dog,  es una raza de perro pequeña proveniente de Cuba donde es considerada la raza nacional y su única raza nativa. Esta raza desciende del mismo ancestro que toda la familia Bichón, el Tenerife.

Su nombre viene del francés bichon que significa “perro faldero”, y habanero, o habanés, por su color particular similar al habano. Su popularidad se debe a ser el perro estrella entre los aristócratas y los plantadores adinerados de Cuba en el siglo XIX.

Historia del Bichón Habanero

Algunas razas conocidas como el caniche y el Bichon Frisé, incluido el Bichón Habanero, son descendientes del mismo perro antiguo que era autóctono de las tierras e islas del mar Mediterráneo. También conocida como Little Silk Dog, Caniche o Melita, esta pequeña raza de pelaje blanco tiene sus raíces en la historia desde el siglo I a.C.

Hoy en día, los Bichones se reconocen como varias razas separadas y distintivas, según su lugar de origen. El Bichón Maltés es originario de la isla de Malta; el Bichón Frisé se estableció en la isla canaria de Tenerife; y los más raros Bichón Boloñes y Bichón Lowchen eran compañeros de la nobleza italiana. El Bichón Habanero, sin embargo, como su nombre lo indica, era la raza elegida por la clase alta en Cuba.

Desde los primeros días de la civilización humana, los mercaderes marineros intercambiaban perros falderos de este tipo en todo el mundo. En todo tiempo y lugar, los perros pequeños e inteligentes que no hacían ningún trabajo útil se encontraban entre las posesiones que diferenciaban a los miembros de la realeza y los aristócratas de las clases sociales más bajas.

El salto geográfico del Habanero a través del océano es consecuencia de los grandes períodos históricos de exploración, migración y comercio. Si bien no existen crónicas precisas del viaje de la raza a través del Océano Atlántico, la especulación ofrece algunas teorías.

Dependiendo de la fuente, se dice que los capitanes de barco italianos o los españoles trajeron a los precursores de la raza a la nación isleña encargados de colonizar el Nuevo Mundo en el siglo XVII.

Una teoría propone que la raza llegó a Cuba vía Argentina. La gente italiana supuestamente llevó al Bichón Boloñés a los asentamientos españoles, donde cruzaron al perro con el ahora extinto parecido al Caniche Toy muy común en Sudamérica. Estos formaron la base de la raza Bichón Habanero y luego fueron llevados a Cuba.

Otra teoría sugiere que los mercaderes marítimos españoles trajeron la raza a las Indias Occidentales después de hacer escalas regulares en las Islas Canarias, donde se habrían encontrado con el Bichón Frisé o, en sus viajes hacia el oeste, en la isla de Malta, donde habría recogido a los Bichones Malteses.

Si bien se desconoce la verdadera historia, permanece el hecho irrefutable de que el Bichón Habanero se desarrolló de manera única en Cuba. Conocidos en la isla como los Habaneros, estos simpáticos perros fueron presentados originalmente como obsequios a las adineradas esposas e hijas de los grandes propietarios de las plantaciones de azúcar.

Los comerciantes marinos inteligentes razonaron que las mascotas servirían como entradas irresistibles para las familias cuyos bienes deseaban adquirir para los mercados europeos. Muchas mujeres aristócratas obtuvieron su primer Bichón Habanero de esta manera.

A partir de ese momento, la raza disfrutó de un estatus notable como miembro valioso de la familia. Nadie fuera de la sociedad de élite podría obtener un Bichón Habanero. Los perros fueron criados solo con el propósito de prolongar su vínculo con su familia humana. Nunca se vendieron comercialmente, solo se regalaron entre amigos de la clase alta. En público, los perros solo se veían en compañía de sus dueñas, generalmente reposando sobre sus faldas o sentados junto a ellas en elegantes carruajes.

A principios del siglo XIX, los habaneros adornaban el regazo de muchas familias aristocráticas de Cuba. Los viajeros europeos que se enamoraron de la raza trajeron perros a Inglaterra, España y Francia. La raza se puso de moda en Europa a mediados del siglo XIX, y la reina Victoria y Charles Dickens se encontraban entre sus admiradores más conocidos en ese momento.

La vida fácil del Bichón Habanero cambió cuando cambió la economía nacional. A principios de este siglo, la esclavitud fue reemplazada por la mecanización, lo que afectó negativamente las ganancias de los propietarios de las plantaciones de azúcar. Muchos vendieron sus propiedades y se llevaron a Europa a sus familias y objetos de valor, incluidos sus perros.

En un principio fueron vistos con un interés de moda por parte de los europeos, los perros luego perdieron popularidad. Si bien algunos perros se vieron obligados a vivir en la calle, su personalidad vivaz, sus fuertes instintos y su audacia física les proporcionaron otra existencia legendaria, como un acto de circo destacado. Sin embargo, luego de dos guerras mundiales, no se sabe que haya sobrevivido ningún Bichón Habanero en Europa.

En las décadas siguientes, el Bichón Habanero casi corrió la misma suerte en su Cuba natal. Durante la revolución cubana, muchas familias adineradas abandonaron el territorio y con ellos llevaron sus perros a Estados Unidos.

Estos perros son los ancestros de la mayoría de los Bichones Habaneros fuera de Cuba en la actualidad.

El renacimiento de la raza comenzó en la década de 1970, cuando una pareja estadounidense que criaba perros encontró algunos descendientes de los 11 perros que fueron traídos de Cuba. Encantados por su inteligencia y naturaleza afectuosa, comenzaron a buscar a otros perros de esta raza y trabajaron para restablecerla.

A pesar de los arduos viajes por mar, la historia social y los ocasionales tiempos económicos difíciles, el Bichón Habanero ha demostrado una notable resistencia y resiliencia.

havanese

Características del Bichón Habanero

El Bichón Habanero, la única raza canina originaria de Cuba, son perros alegres con un paso ágil y un brillo característico en sus grandes ojos marrones.

El cuerpo de este perro es muy pequeño y ligeramente más largo que alto.  Su altura a la cruz es de 21 a 29 cm junto con un peso entre los 3,6 y los 6,8 kg.

Las características distintivas del Bichón Habanero incluyen una cola enroscada y un hermoso pelaje sedoso, que viene en una variedad de colores.  Se aceptan los siguientes colores para el pelaje: blanco puro, leonado en sus diferentes tonalidades, negro, marrón habano, color tabaco, marrón rojizo.

El aspecto más atractivo de la raza es su temperamento tranquilo. Felices, cariñosos, inteligentes, sociables y complacientes, estos perros desarrollan su carácter al máximo cuando son recompensados ​​con la constante compañía humana.

Un compañero familiar ideal, se mezclan bien con los niños, ofreciéndose como compañeros de juegos constantes. Están igualmente contentos de sentarse, acurrucarse y mirar mientras están en compañía de miembros de la familia.

Cuidados y necesidades

Sus cuerpos pequeños pero robustos, su naturaleza adaptable y sus habilidades sociales hacen del Bichón Habanero un perro de ciudad ideal, pero se contentan con estar en cualquier lugar donde puedan atraer la atención de admiradores, tanto jóvenes como mayores.

El Bichón Habanero es una raza gentil y afectuosa que se nutre de la compañía humana.

Esta raza hace brillar su personalidad afectuosa con todos, incluidos extraños, niños, otros perros e incluso gatos. Pero su familia obtendrá la mayor parte de su amor; si tiene la opción, andará siempre pegado a su dueño.

La desventaja potencial de toda esta devoción es que, cuando se lo deja solo, el Bichón Habanero puede ponerse ansioso. Este definitivamente es un perro que encuentra su felicidad dentro de la casa, si se queda en el patio trasero, o en cualquier lugar lejos de su familia, no es un perro feliz.

Como todos los perros, el Bichón Habanero necesita una socialización temprana (exposición a muchas personas, imágenes, sonidos y experiencias diferentes) cuando es cachorro para evitar estas conductas de apego excesivo.

Su personalidad no es tan sorprendente, considerando que fue criado para hacer compañía a las familias ricas de su isla natal. Sin embargo, desde entonces, el Bichón Habanero ha demostrado que es bueno para mucho más. Los perros de esta raza son bastante entrenables y se adaptan a diversas tareas.

Como todos los perros, el Bichón Habanero debe recibir un entrenamiento básico. Estos perros son inteligentes y atentos, por lo que tienden a aprender rápido.

A diferencia de muchas razas tamaño toy, la sustancia y equilibrio del Bichón Habanero le brindan al perro una resistencia inusual. También tienen una sorprendente cantidad de energía para su tamaño.

Una caminata larga o un juego activo de buscar cosas todos los días será suficiente para mantener su bienestar. Con las salidas adecuadas para su energía, estos perros se contentan con acurrucarse en el sillón cuando no están jugando, lo que los convierte en excelentes compañeros para vivir en un departamento.

El Bichón Habanero se enfrentará felizmente a deportes como la agilidad, el estilo libre, la obediencia, etc.

Los Habaneros, son extrovertidos, inteligentes y entrenables son excelentes perros guardianes y se toman el trabajo en serio, pero por lo general no son ladradores.

El pelaje del Bichón Habanero es espeso pero sedoso, suave y ligero, y no se cae fácilmente siendo una gran opción para aquellos que tienen alergias. Cuando se mantiene largo, el pelaje necesita un cepillado diario para evitar la formación de nudos y baños frecuentes para mantenerlo limpio.

Bichón habanero

Salud del Bichón Habanero

El Bichón Habanero es generalmente saludable, pero como todos los perros, puede ser propenso a ciertas condiciones de salud.

La patología que aparece con más frecuencia en esta raza es la sordera, esta suele ser una condición congénita. Otras enfermedades comunes son la luxación patelar, el hipotiroidismo y las alergias.

La mejor prevención será la búsqueda de criadores responsables y las visitas al veterinario para prevención y ante la presencia de cualquier síntoma.

Por último…

Antes de salir corriendo a buscar un Bichón Habanero ten en cuenta que un perro es para TODA LA VIDA.  El abandono NO es una opción, la decisión debe darse en ámbito familiar y  todos deben ser responsables de su Bienestar.

El Kennel Club Argentino es la única organización que registra Oficialmente los perros de raza y los criadores en la Argentina. Cuando lleves un perro a tu casa verifica que tenga la documentación Oficial del Kennel Club Argentino, sino es así te aconsejamos para tu tranquilidad desistir de llevar ese perro.

Ayúdanos a combatir la crianza clandestina, siempre adquieran perros en criaderos Oficialmente registrados

Si todavía no tenés tu Bichón Habanero registrado y protegido por la ley, puedes hacerlo en el Kennel Club Argentino, contáctanos pinchando aquí.

¿Qué Verificar al llevar un cachorro a casa?

Consejos a la hora de llevar un Bichón Habanero a tu hogar es importante que tengas en cuenta ciertas cosas como:

  • Buscar un buen criador: Así tendrás la certeza de que el cachorro es sano y excelente ejemplar, bajo el estándar Oficial de su raza. Un buen criador, te dará garantía que procede de padres sanos, sus papeles en regla y el pedigrí del Único Registro Oficial que trabaja con Criadores Éticos. Te proporcionará toda la información que le solicites sobre la procedencia del cachorro.
  • Si no tienes dinero para comprar un cachorro, puedes adoptar un hermoso perro que está deseoso de recibir amor, pero hazlo en un refugio responsable y legalmente constituido.

El cachorro de debe contar con:

“SI POSEES UN Bichón Habanero DE LAS TIERRAS BAJAS O PIENSAS ADOPTAR O COMPRAR UNO, DE SEGURO ESTE DIVERTIDO PERRO ALEGRARÁ TU HOGAR. PERO TIENES QUE CUIDARLO MUY BIEN, Y DEDICARLE MUCHO TIEMPO. ASÍ, VIVIRÁ MUCHO MÁS TIEMPO DE FORMA EXCELENTE Y FELÍZ A TU LADO”

cachorros Bichón habanero